viernes, 26 de agosto de 2016

Todo listo para el curso escolar en Cuba? La versión de los padres

¿Todo listo para el curso escolar en Cuba? La versión de los padres
agosto 25, 2016
Idolidia Darias / martinoticias.com

La ministra de Educación aseguró que todo está garantizado para iniciar
el nuevo período escolar en la isla, pero los padres opinan lo
contrario, y se quejan de un problema recurrente, las "tallas" de los
uniformes.
Funcionarios de educación en Cuba han asegurado que todo está listo para
el comienzo del curso escolar 2016-2017, pero no todos los padres
coinciden con esa aseveración.

La ministra de Educación cubana, Ena Elsa Velázquez Cobiella, hizo un
recorrido durante el mes de agosto por el territorio nacional y aseguró
que el 5 de septiembre abrirán sus puertas los más de 10.590 centros
educativos del Ministerio de Educación (Mined), dieron a conocer los
diarios provinciales.

La funcionaria dijo que la base material de estudio, el mobiliario y
otros recursos están asegurados, sin embargo las madres consultadas
desmintieron su declaración.

El principal problema es el de las tallas de los uniformes, dijeron a
Martí Noticias madres consultadas en la isla.

En las aulas no dejan entrar a clases a los niños si no van vestidos con
el uniforme establecido, por eso las madres se angustian cuando las
tallas de uniformes que venden no son las requeridas y hay que
arreglarlos, dijo Yamilka Abascal, ama de casa y madre de un niño que
comienza el primer grado en San Juan y Martínez, Pinar del Río.

"Aquí todos los uniformes que trajeron a la tienda son "tallas enormes"
y es un dolor de cabeza arreglarlos.

Según la mujer, las tallas disponibles son todas 12, y "un niño que
empieza en preescolar o primer grado es pequeñito".

En su caso, ella está esperando para ver si "por casualidad" en estos
días traen más uniformes y logra cambiarlo.

De no poder hacer el cambio de tallas, las madres tienen que pagarle a
una costurera para que los arregle, pero cobran muy caro, dijo Lisandra
Robert, madre de dos niñas, de nueve y siete años, residentes en
Santiago de Cuba.

Cuando las tallas son grandes hay alguna solución, pero ¿qué pasa cuando
todos los uniformes son pequeños?

Tallas pequeñas

En la localidad de San Antonio de los Baños, la angustia se apoderó de
las madres este mes, puesto que a la tienda "El Zorro Viejo", que
comercializa su mercancía en CUP (Moneda Nacional) todo lo que llevaron
para vender "fueron tallas pequeñas", destacó en un reportaje la
comunicadora Bárbara Fernández.

"Las madres de la localidad están angustiadas porque a la escuela no los
dejan entrar sin el uniforme, en pocos días comienzan las clases y no
pueden arreglar la ropa, señaló Fernández.

En abril de este año, un reportaje del periódico Juventud Rebelde abordó
el problema de las tallas, y aseguró que podrían ser resueltas o
mitigadas si se realizaba una investigación en todo el país para la
confección de los uniformes.

En esa ocasión, el diario destacó que "el estudio sobre la satisfacción
y demanda de las tallas del uniforme escolar en Cuba es una herramienta
científica que podía mostrar resultados más contundentes durante el
próximo año", o sea, el 2016-2017, sin embargo Yamilka Abascal califica
de "negligencia total que sigan vendiendo uniformes de la forma en que
lo han hecho ahora".

"Es increíble que si existe un control de los niños por aula, tallas y
peso no puedan hacer los pedidos de uniformes siguiendo esos datos,
comentó Abascal.

Otras preocupaciones para los padres

"A los padres les dan un bono para que compren los uniformes antes del
inicio de curso en las tiendas estatales, y se paga con moneda nacional,
pero lo demás que se necesita para que el niño vaya a la escuela "hay
que conseguirlo como se pueda", destacó Robert.

Las medias, los zapatos y las mochilas solo se pueden comprar en las TRD
por CUC y a un precio que pocos padres pueden pagar", senaló Robert.

Los padres entrevistados calificaron de "quebradero de cabeza" los días
anteriores al inicio del curso escolar, cuando faltan tantas cosas y
otras solo se consiguen a precios prohibitivos para los cubanos.

Source: ¿Todo listo para el curso escolar en Cuba? La versión de los
padres -
http://www.martinoticias.com/a/cuba-inicio-curso-escolar-padres-opinan/128671.html

jueves, 25 de agosto de 2016

Why is there a teacher shortage?

Why is there a teacher shortage?
ORLANDO FREIRE SANTANA | La Habana | 25 de Agosto de 2016 - 14:07 CEST.

At this time Cuba's Education Minister, Ena Elsa Velázquez, is visiting
the country's provinces to check on the preparations for the upcoming
2016-2017 school year.

Meetings with provincial leaders in the sector address material
resources and progress on the construction of schools, along with other
issues of territorial interest. At almost all of these meetings there
emerges a matter that is giving Ministry of Education leaders fits: the
shortage of teachers and professors.

It has been reported, for example, that in the province of Ciego de
Ávila 663 more teachers are needed, while in Villa Clara the teacher
deficit comes to more than 1,000. If the deficiencies are this serious
in these provinces, what is the situation like in territories such as
Havana and Matanzas, which have traditionally reported the greatest
shortages of teachers?

Those hoodwinked by Castroist propaganda might think that the lack of
teachers is due to the large number of schools in the country, and how
educational has allegedly been "taken to every corner of the Island."
However, the figures indicate something else: every year there are more
teachers leaving the educational field than there are graduates.
Returning to the case of Ciego de Ávila: in the last academic year 269
new teachers graduated, but the end of that period saw 348 education
professionals retire.

In recent times the authorities have taken some measures in an attempt
to reverse this flight. There were salary increases (albeit meager given
the high cost of living and the dual monetary circulation), an increase
in the number of vacation days, more annual leave, and a decrease in the
number of subjects to be taught by each teacher.

Thus, "Why does the stampede of teachers and professors continue?" the
most befuddled must wonder. We should start with the aforementioned
salaries, which are insufficient for one to live decently, the appalling
material conditions under which many teachers perform their work, and
those cases in which the Government has been unable to guarantee day
care for the children of women teachers and professors.

This enumeration of vicissitudes would be incomplete if we did not
mention the extreme rigidity encountered by teachers in their daily
work, due to the excessive directives handed down "from above." Teachers
work with lesson plans that constitute authentic straitjackets
nullifying their creative capacities in the classroom. Making matters
worse is the provision that all teachers, regardless of the subject they
teach, take courses in the History of Cuba.

This proviso is not, of course, with the sensible objective of teachers
objectively knowing the past so that they can clarify any of their
students' questions. Rather, the aim is to prepare them to legitimize
the present after interpreting the past in accordance with the interests
of the ruling class.

Those who enjoyed the movie Conducta, by director Ernesto Daranas, were
exhilarated when the teacher, Carmen, played by the late actress Alina
Rodríguez, uttered one of the film's most meaningful phrases: "The day I
can't decide what happens in my classroom ... until that day I'll be a
teacher."

Of course, one thing is the movies, and another is real life. If this
rule were followed, Cuba would be left without teachers at all, as the
General-President has laid down well-established rules for the
educational sector. In fact, no teacher can decide what happens in his
or her classroom. This is an exclusive prerogative of the Ministry of
Education and the upper echelons of power.

This is the reason for the State's persistent monopoly over education,
one that has not yielded to the entreaties of the Catholic Church, which
has called for the reopening of religious schools. And the monopoly
endures despite the "understandings" that Cardinal Jaime Ortega reached
with the nation's political authorities almost at the end of his
archiepiscopal term.

Source: Why is there a teacher shortage? | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1472126851_24864.html

Cuba moviliza a profesores para cubrir falta de maestros en La Habana

Cuánto cuesta comenzar el curso escolar?

¿Cuánto cuesta comenzar el curso escolar?
La economía familiar es golpeada por los precios de uniformes y
materiales de estudio
Jueves, agosto 25, 2016 | Frank Correa

LA HABANA, Cuba.- En Cuba, aunque la educación es gratuita, los recursos
que necesitan los padres para que sus hijos asistan a la escuela
resultan muy altos en comparación con los salarios que perciben.

Neuriyis, madre soltera de dos niñas jimaguas que comenzarán este año el
primer grado, cuenta que el aseguramiento para el curso escolar
sobrepasa con creces sus posibilidades monetarias. "En el prescolar me
gasté en los dos merenderos de las jimaguas 20 CUC (equivalentes a
dólares). La merienda de las dos me salía en 15 CUC al mes. Súmale a eso
el regalo por el día del maestro, los materiales que pedían en las
reuniones del grupo, el dinero para la pintura y el ventilador del
aula", afirma.

"La cuenta no me dio, con los 325 pesos que gano (unos quince dólares)
como recepcionista de la empresa eléctrica", agregó. "Este año la cuenta
se triplica: dos mochilas de 20 CUC cada una y dos nuevos merenderos,
porque los del curso pasado se rompieron".

Otra madre que se jala los pelos intentando que sus niños no falten a la
escuela por falta de recursos es Mayra, del reparto Flores, en el
municipio Playa. Tiene un hijo en segundo grado y otro en cuarto y
cuenta: "Dan un solo uniforme para todo el curso. Los otros uniformes
que necesitan para la semana hay que comprarlos a sobreprecio. Antes las
piezas (saya, blusa, pantalón y camisa) valían cincuenta pesos cada una;
ya este año lo subieron a setenta y cinco pesos, (3 CUC, y el uniforme
completo 6 CUC), y además hay que pagarle a una costurera, para que los
arregle, porque no siempre aparecen las tallas exactas. Para mí, que
trabajo vendiendo flores, es una renta. Todo lo que he ganado en el mes
de julio y en agosto es para la escuela. Y todavía no me alcanza".

Emilia, madre de Eva Lidia, de tercer grado, agrega: "También piden
dinero para frazadas de piso y cubos. Y tenemos que comprar lápices de
colores, crayolas, libretas, pegamento, presilladoras, para los trabajos
de educación laboral que asignan en las tareas. Son muchos gastos".

"¿Y qué me dices de las mochilas, que cuestan 20 CUC, y solo alcanzan
para un curso, o dos?", inquiere otra madre residente en Jaimanitas, con
un hijo en sexto grado. "Es una mochila por curso, porque las que venden
en las tiendas son de muy baja calidad y se descosen o se rompen. En las
escuelas existe una competencia solapada para ver quién lleva la mochila
nueva, o la más bonita, o las de rueditas, que son las más caras. Eso
deprime al padre que no puede acceder a ellas, y también al alumno".

"Y si el niño tiene alguna vocación especial, como danza o pintura,
entonces la cosa se complica", dice Gisela, otra madre con una hija que
anhela ser artista. "En estos casos el gasto adicional se excede:
Transporte hasta el teatro, otra merienda más, regalos a los profesores,
vestuario. ¡Una locura!".

El curso 2016-2017 comienza pronto y las preocupaciones de los padres
por estos días ha sido el colegio. "Todo lo que gano y lo que invento es
para eso", dice Mauricia, trabajadora por cuenta propia, madre del
pequeño Rafael, de siete años. "La comida y la escuela, dos monstruos
que se tragan los pesos y los centavos de las ocho horas de mi trabajo.
Mi esposo quiere tener otro hijo, porque ya rondamos los cuarenta y
Rafa necesita un hermanito, ¿pero de dónde son los cantantes? Con uno
solo mira como estamos, con dos tendríamos que ahorcarnos".

"¿Y las madres que tienen hijas hembras? Hay que comprarles medias
largas y blancas, que cuestan sesenta pesos el par. Más la cositas del
pelo, que en la escuela solo admiten rojas o blancas", se pregunta
Viumara, que percibe solo doscientos noventa pesos de salario, (16
dólares) como ayudante de cocina en el Círculo Social Marcelo Salado.

En cambio Yanet, madre de tres hijas en edad escolar, confiesa que ha
renunciado a esta lucha sin cuartel.

"Van a ir este curso con la misma mochila, los mismos merenderos, los
mismos zapatos y las mismas medias del curso anterior, aunque estén
rotos y viejos, no me importa. ¡No puedo! La educación en Cuba es
gratuita, sí, pero garantizarles la escuela cada curso se va de mis
posibilidades. Hay que ser millonario para mantener ese estatus. Yo soy
una obrera que trabaja en una dulcería estatal, algo que tal vez para
otras madres sea una ventaja, por la garantía de la merienda, pero por
desgracia a ninguna de mis tres hijas le gusta el dulce. Piden pan con
jamón y yogur, algo fuera de mi alcance. Y a mí no me gusta robar. Mis
padres son chapados a la antigua, me enseñaron a vivir de mi salario.
Estoy embarcada".

Source: ¿Cuánto cuesta comenzar el curso escolar? | Cubanet -
https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/cuanto-cuesta-comenzar-el-curso-escolar/

miércoles, 24 de agosto de 2016

Por qué escasean los maestros?

¿Por qué escasean los maestros?
ORLANDO FREIRE SANTANA | La Habana | 24 de Agosto de 2016 - 09:28 CEST.

Por estos días Ena Elsa Velázquez, ministra de Educación, visita las
provincias del país para chequear los preparativos del próximo curso
escolar 2016-2017.

En las reuniones con los dirigentes provinciales del sector se analiza
la cobertura de recursos materiales, el estado constructivo de las
escuelas, así como cualquier otro tema de interés territorial. Y casi en
la totalidad de estos encuentros aflora un asunto que les quita el sueño
a los directivos del Ministerio de Educación: el déficit de maestros y
profesores.

Se ha informado, por ejemplo, que en la provincia de Ciego de Ávila
faltan 663 maestros, mientras que en Villa Clara el déficit de docentes
asciende a más de 1.000. Si la carencia es tal en esas provincias, ¿cómo
estará la situación en territorios como La Habana y Matanzas, que
tradicionalmente han reportado las mayores escaseces de maestros y
profesores?

Cualquier deslumbrado por la propaganda castrista podría pensar que la
falta de maestros se debe a la gran cantidad de escuelas que existen en
el país, y que según se dice "han llevado la educación a todos los
rincones de la Isla". Sin embargo, las cifras indican otro motivo: cada
año abandonan el sector educacional más maestros que los que se gradúan
como tales. Volviendo al caso avileño: el último curso escolar graduó a
269 nuevos maestros, pero al cierre de ese período causaron baja 348
profesionales de la Educación.

En los últimos tiempos las autoridades han tomado algunas medidas en un
intento por revertir semejante éxodo. Hubo aumentos de salarios —cierto
que poco significativos ante la carestía de la vida y la doble
circulación monetaria—, aumentaron los días de vacaciones anuales, y
disminuyó la cantidad de asignaturas a impartir por cada docente.

Entonces, ¿por qué continúa la estampida de maestros y profesores?, se
preguntarían los más despistados. Habría que comenzar por el ya aludido
salario que no alcanza para vivir decorosamente, continuar con las
pésimas condiciones materiales con que muchos maestros desempeñan su
labor, y llegar hasta los casos en que el Gobierno ha sido incapaz de
garantizar un círculo infantil para los hijos de las maestras y profesoras.

Las vicisitudes estarían incompletas si no mencionamos la extrema
rigidez que encuentran los maestros en su diaria labor ante el exceso de
directivas que vienen "de arriba". Los docentes trabajan con planes de
lección que constituyen auténticas camisas de fuerza que anulan su labor
creativa en las aulas. Para colmo, se agrega la disposición de que todos
los maestros, con independencia de la asignatura que impartan, deberán
recibir cursos de Historia de Cuba.

Por supuesto, no se piense en el sano propósito de que los docentes
conozcan con objetividad el pasado para que puedan esclarecer cualquier
duda de sus educandos. Se trata de que estén en condiciones de legitimar
el presente después de interpretar el pasado de acuerdo con los
intereses de la clase dominante.

Los que disfrutaron de la película Conducta, del director Ernesto
Daranas, vibraron de emoción cuando la maestra Carmela, interpretada por
la fallecida actriz Alina Rodríguez, pronunció una de las frases más
significativas del filme: "El día que yo no decida lo que suceda en mi
aula, hasta ese día seré maestra".

Claro, una cosa es el cine y otra la vida real. Si eso se cumpliera
cabalmente, se quedaría Cuba sin maestros, pues el General-Presidente
tiene bien establecidas las reglas del juego para el sector educacional.
Ningún maestro puede decidir lo que suceda en su aula. Esa es una
atribución exclusiva del Ministerio de Educación y las altas esferas del
poder.

Ese es el motivo de la persistencia del monopolio estatal en la
educación. Un monopolio que no ha cedido ni a las peticiones de la
Iglesia Católica por lograr la reapertura de los colegios religiosos. No
obstante los "entendimientos" que el cardenal Jaime Ortega alcanzó con
las autoridades políticas de la nación casi al final de su mandato
arzobispal.

Source: ¿Por qué escasean los maestros? | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1472023713_24815.html

sábado, 20 de agosto de 2016

El curso escolar se alista en medio de limitaciones económicas y déficit de maestros

El curso escolar se alista en medio de limitaciones económicas y déficit
de maestros
LUZ ESCOBAR, La Habana | Agosto 20, 2016

Faltan apenas dos semanas para el comienzo del curso escolar 2016 - 2017
y las autoridades del Ministerio de Educación enfatizan el llamado a
cuidar la base material de estudio ante "las limitaciones económicas del
país". La titular del ramo Ena Elsa Velázquez Cobiella reconoció también
el déficit de maestros en varios territorios, un problema que el año
pasado se expresó en 10.300 docentes ausentes a lo largo de la Isla.

Para el próximo curso entre las provincias que muestran una carencia más
significativa de maestros se halla Ciego de Ávila, donde el éxodo hacia
otros sectores laborales ha provocado un déficit de 663 profesionales de
la educación. Estas ausencias se cubrirán, según Bárbara Ro­drí­guez
Milián, directora provincial de Edu­ca­ción, "con personal contratado
por horas, un contingente universitario, metodólogos y miembros de los
consejos de dirección de las escuelas", precisó la funcionaria a la
prensa local.

En Villa Clara, por su parte, la directora de educación Esperanza
González Barceló, reconoció recientemente que en su territorio existe
"un déficit de más de 1.000 maestros". La funcionaria aseguró que se
hacía necesario "buscar alternativas" para cubrir la falta y dijo que
apelarán a realizar contratos a "profesionales y a estudiantes
universitarios de carreras pedagógicas o no".

A las estrecheces en el número de personal se le suma el mal estado
constructivo de los centros docentes porque, según González Barceló, en
la provincia se encuentran en estado crítico más del 60 % de los planteles.

La provincia de Santiago de Cuba es de las pocas que exhibe un contexto
favorable y según los medios locales ya está "cubierta toda la
plantilla" y además hay creada "una reserva de 620 profesores" para la
enseñanza primaria. La ministra del ramo señaló que el territorio tiene
"cubiertas las necesidades de lápices, libretas, tizas" a pesar de "las
limitaciones económicas del país".

Las autoridades educativas han tratado de restar gravedad al déficit de
profesores en la medida que se acerca septiembre y durante una
comparecencia en Camagüey, Velázquez Cobiella aseguró que "más de 5.000
nuevos maestros" acaban de graduarse de las Escuelas Pedagógicas y
ocuparán su lugar frente de las aulas a nivel nacional en pocos días,
pero el número no logra satisfacer las carencias acumuladas.

Una medida para acelerar la formación de maestros ha sido que en el
próximo curso escolar las carreras vinculadas al magisterio durarán solo
cuatro años, y no cinco como había sido hasta el pasado período lectivo.

Nuevos escenarios, como el restablecimiento de relaciones entre Cuba y
los Estados Unidos, han introducido algunos temas en el aprendizaje de
los profesores, un detalle que no estuvo ausente de los seminarios de
preparación para el nuevo período lectivo. Ahora deberán hacer énfasis
durante sus clases en temas relacionados "con la enseñanza de la
Historia, las perspectivas de las relaciones entre Cuba y los Estados
Unidos, la subversión política ideológica", entre otros.

Desde la caída del campo socialista en Europa del Este la educación
cubana ha venido sufriendo un acelerado proceso de deterioro material y
profesoral. Las quejas de la población por la mala calidad de la
preparación de los maestros, la pérdida de turnos de clases y los
excesos de ideología a la hora de impartir determinadas asignaturas, han
crecido proporcionalmente al descalabro del sector.

El éxodo de maestros hacia otros sectores laborales y la emigración
llevó a las autoridades a implementar la formación de maestros
emergentes a principios de este siglo y a la introducción de clases
impartidas por televisión y cintas de video. Medidas que terminaron por
fracasar y que están siendo revertidas en la actualidad.

Source: El curso escolar se alista en medio de limitaciones económicas y
déficit de maestros -
http://www.14ymedio.com/nacional/Educacion-Cuba-Curso_escolar_2016-2017-maestros-deficit-Luz_Escobar_0_2057194267.html

jueves, 18 de agosto de 2016

El suplicio del uniforme escolar

El suplicio del uniforme escolar
A medida que se acerca septiembre, aumenta la tensión de los padres
Miércoles, agosto 17, 2016 | Jorge Luis González Suárez

LA HABANA, Cuba.- La adquisición de los uniformes escolares para
estudiantes primarios y secundarios es una tarea que realizan padres y
familiares durante el período de vacaciones con gran empeño.

En Cuba adquirir dicha vestimenta reviste características poco comunes,
a pesar de ser una tarea bien simple.

A mediados del mes pasado se inició la venta de ropa para las enseñanzas
preuniversitaria y politécnica. Fui para asesorarme bien a la tienda
correspondiente, según la orientación dada en la escuela. El sitio,
llamado "La Gloria", se ubica en la esquina de las calles La Rosa y
Ermita, en el municipio Plaza de la Revolución, cercano a mi domicilio.

Los requisitos solicitados para obtener el producto, según aviso
existente allí, eran: el cupón que emite la secretaría de la escuela
donde se termina el curso, el nombre completo del alumno y el color del
pantalón o saya del uniforme a comprar. Hay que presentar además la
tarjeta de identificación del menor y el carné de identidad del mayor
que compra. Estos datos se anotan y comprueban con otros registros que
ellos poseen, para verificar la autenticidad de la boleta.

La empleomanía de este establecimiento se compone de tres personas, pero
la atención al cliente la realiza una sola mujer, quien hace todos los
trámites previos y despacha la mercancía. Si calculamos que cada cliente
demora un promedio de 10 minutos, ¿cuánto tiempo deben estar los
usuarios en el lugar, si casi siempre se reúnen alrededor de 20 o 30
compradores?

Encontré en los cristales exteriores otros carteles. Uno aclaraba que la
venta de los uniformes para politécnico —exactamente el que yo buscaba—
estaba suspendida "hasta nuevo aviso". Al siguiente día me enteré, por
algunos vecinos, que la comercialización había comenzado sin previo
anuncio, lo cual contradecía el letrero de la tarde anterior. La
explicación fue que la mercancía entró, se contabilizó y se puso en
venta al momento.

Existían también otras informaciones pegadas a la vidriera, y dos de
ellas eran significativas. La primera decía dónde se encontraban los
talleres de atelier, a los cuales se podían llevar las prendas para
arreglarlas en caso necesario. El segundo contenía el listado de precios
para las reparaciones según el tipo de arreglo que hubiese que efectuar.

Si tenemos en cuenta que el mencionado uniforme cuesta 13,80 pesos en
moneda nacional y el arreglo completo llega a 23 pesos, es fácil deducir
que la modificación será más costosa que la mercancía. Además, se da a
entender de antemano la posibilidad de efectuar una adecuación. Dicho en
buen cubano, "ponen el parche antes que salga el grano".

La explicación es que algunas tallas de ropa, según la demanda que haya,
escasean y se agotan más rápido, pues parece no existir un buen estudio
entre producción, talleres de confecciones, y el comercio para
ofertarlas a quienes deben usarla.

Remataba una advertencia: "No se efectúan cambios ni devoluciones". O
sea, el comprador tiene todas la de perder.

Fui a marcar en la consabida cola al siguiente día a las 7:00 a.m., pues
abrían a las 9:00, para así alcanzar un buen lugar para obtener el
uniforme adecuado. Durante la espera en el sitio, entablé conversación
con dos personas que se hallaban en la misma situación. Ambos me
afirmaron que el año anterior, para resolver, tuvieron que agenciarse de
amistades en la provincia Granma para cambiar los uniformes comprados,
porque era allí donde existían las tallas que necesitaban sus
respectivos hijos.

Un señor residente en el municipio de Regla se encontraba presente para
adquirir la ropa deseada, pues era el punto que tenía asignado para la
compra, producto que la escuela a la que asiste su hijo se encuentra en
el municipio Plaza y por reglamento le corresponde este lugar para la
adquisición. Las molestias del traslado para la compra de la vestimenta
las pone el cliente.

Esta pequeña tienda, la cual solo comercializa en este tiempo los
uniformes, cuenta con un custodio nocturno para velar por la mercancía
en existencia, ya que aquí se han producido robos en otras ocasiones.
Para entender mejor el porqué de esta medida es bueno aclarar que un
uniforme vendido de manera clandestina puede costar hasta cien pesos.

El tema puede extenderse con muchas más anécdotas sobre las absurdas
situaciones a las que se enfrenta la población para adquirir los
uniformes, y que forman parte de la vida cotidiana de cualquier cubano.

jorgeluigonza72015@gmail.com

Source: El suplicio del uniforme escolar | Cubanet -
https://www.cubanet.org/mas-noticias/el-suplicio-del-uniforme-escolar/